martes, 18 de noviembre de 2008

CANAL DE L´ORDIGUER

Aprovechando la inusual y reciente nieve caída en el Pirineo, y que Xavi siempre esta rebuscando por la red, nos enteramos de que el norte de la Serra del Cadí estaba en condiciones, por lo que decidimos estrenar la temporada de invierno, con una clásica entre las clásicas la canal de l´Ordiguer . Un corredor que transcurre en el sector del Prat del Cadí y que con sus 400m de vía 500 550, es un corredor perfecto para empezar esta temporada y también ideal para la iniciación a este deporte.
Así que allí nos fuimos Xavi, Oscar, Edu, que era su bautismo en este tipo de actividades y yo. Después del pequeño madrugón y un viaje sencillo a la 9:30 empezábamos nuestra ruta, que sale de un pueblo precioso llamado Estana, pasando por el Prat del Cadi, donde ya empezábamos a pisar nieve y llegando a la base del corredor, donde nos sorprendió la cantidad de nieve acumulada los días anteriores.
Por suerte aun quedaban las trazas realizadas por otro grupo posiblemente la semana anterior, cosa que nos facilito bastante, el camino. La vía es muy bonita, aunque no de dificultad, tiene un par de pasos que si la nieve no ha cubierto se complican un poco.
La ascensión fue sin ningún problema salvo algún tramo donde la nieve todavía estaba demasiado blanda y nos costaba mucho progresar.
Uno de los pasos clave que Edu supero con total facilidad...


Total, nos encontramos arriba a las 13:00h, un total de 3h30’, comimos lo reglamentario aunque alguno se trajo el cocido de casa, menuda envidia.

El paisaje desde la cima es como siempre espectacular.

Bajamos por la canal de Cristall, que aun todavía tenia mas nieve acumulada, llegando al coche a las 16h, por su puesto fuimos a Estana a comernos una buena butifarra. En resumen , 1000 metros de desnivel donde 400 son en el corredor en 6h30’ de jornada y un estreno del Edu espectacular. ¿Xavi para cuando la de l´Aliga?


Que envidia de comida...
Mas fotos "AQUI"
Pere

1 comentario:

Manolo dijo...

Por un cocido se hace lo que sea, frio, nieve, da igual. Eso si, un marco incomparable para zamparselo.